El ocaso de las fronteras

Los personajes son aventureros mercenarios a sueldo. En su última misión en el pueblo Gartul donde trataron de exterminar una plaga de Xiticix…pero no les fue bien, ya que destruyeron el pueblo y la gran mayoría de su equipamiento.

Lograron escapar gracias a un vehículo abandonado que encontraron, un BIG BOSS ATV.

Hasta ahora han viajado sin un rumbo fijo, hasta que averiguan que buscan voluntarios en una ciudad limítrofe de los Estados Coalicionados llamada NORILSK, es buena paga, medianamente segura y les permitirá ahorrar unos pesos para continuar con su modo de vida (más bien su modo de sobrevivir). Viajan hasta ese lugar y llegan directamente hasta el destacamento de reclusión para civiles, se inscriben, les dan un comunicador, un par de armas y unas fichas de canje.

Ahora se encuentran en la posada “EL PENSADOR” donde han estacionado su vehículo, están alojando y donde esperan que suene el comunicador en el caso de que requieran sus servicios.

El ocaso de las fronteras

Montserrat panoramica